Media Outlet, background:

WAQI Radio “Radio Mambí” and Diario Las Américas
(See also: Helen Ferre, editor of Diario Las Américas, who published Pérez Rourás articles about the Cuban Five while she was receiving U.S government money.)

Pérez Roura is longtime director of WAQI “Radio Mambí’, and collaborator of the U.S. government station Radio Martí for many years. His relationship with Radio Martí was unknown to the defense during trial.

He was a supporter of Fulgencio Batista, and worked for him at the Presidential Palace as announcer. He went into exile from Cuba in 1969 and joined the counterrevolutionary organization Alpha 66. He was also correspondent for CORU, the group headed by terrorist Orlando Bosch. After leaving Cuba, Pérez Roura had a directing position in WRYZ “Radio Centro,” acquired by the CIA to broadcast to Cuba. [p. 66, “Los Disidentes,” Rosa Miriam Elizalde and Luis Baez.]

One of his regular WAQI programs, “Tome Nota,” is also broadcast on Radio Martí on a regular basis.

On his Miami radio broadcasts, Pérez Roura is known for his extremist views, often advocating violence against anyone who favors dialogue or normal relations with Cuba. Journalist Ana Arana of The Sun-Sentinel, Oct. 5, 1993 quotes him: “We’ll cut Fidel’s head off... And we’ll settle accounts with those who have been in favor of dialogue with Castro’s regime.”

Perez Roura’s work with Radio Martí at the same time he espoused vitriolic attacks against the Cuban Five defendants on Miami’s most powerful Spanish station, made him an active U.S. government agent in helping condemn the Five in Miami’s community, before and during their trial. WAQI, with 24 hours programming and 50,000 watts, has readily made itself available whenever Radio/TV Martí has called. Other journalists on WAQI who received U.S. government pay include Enrique Encinosa.

Articles

Diario las Américas, domingo, 7 de enero 2001, página 5-A
Armando Pérez Roura

El proceso que se le sigue en un tribunal de Miami a una red de espías del castrato, debe mantener el interés que el caso tiene. Pues para ningún cubano desterrado es un secreto que desde hace décadas el déspota se dio a la tarea de infiltrar agentes que trabajan contra la seguridad de los EE.UU. y de la democracia.

J. Edgar Hoover, fundador del Buró Federal de Investigaciones, denunció la cantidad de agentes que esa dependencia de contrainteligencia, estimaba que el régimen comunista había infiltrado en el sur de la Florida. No olvidemos que la guerra fría entre la desaparecida Unión Soviética y EE.UU. se encontraba en esos años del sesenta y setenta en su apogeo. Aunque el imperio soviético haya desaparecido con los cambios radicales impuestos por la Perestroika de Mikhail Gorbachov (y desde luego con la ayuda del presidente Reagan), Castro en su delirio de liderazgo y para mantenerse por las bayonetas en el poder, continuó con su programa de espionaje no sólo en esta nación, sino en otros países para desestabilizarlos.

La historia de estos cuarenta y dos años demuestra de lo que ha sido capaz un sujeto que, como Fidel Castro, odia a la democracia y le gustaría destruir a las naciones que guían el destino de pueblos enteros que quieren vivir libremente y que se les respeten sus derechos ciudadanos.

Los espías atrapados están hablando (parece que hasta por los codos), y los documentos que se desclasifican para el público tienen detalles muy interesantes. Por otra parte, además de los nombres que salen a la superficie, como gentes que pueden ser captadas por la inteligencia castrista, se conocen detalles que también suministran aquellos que se distanciaron del régimen aportando detalles que conocen sobradamente acerca del monstruoso aparato que apuntala a esa causa tan criminal.

Algún día, he proclamado en infinidad de ocasiones, cuando termine la pesadilla, el mundo entero se sorprenderá cuando sepa que Castro gastó cientos de millones de dólares por mantener ese gigantesco aparato de crímenes y otras atrocidades. Por eso debemos estar atentos al juicio contra estos espías, donde se está enseñando sólo una ínfima parte de lo que saben las agencias de seguridad de los EE.UU.

Los elementos que hasta el presente han campeado por sus respetos, sufrirán ahora el enfrentamiento con la ley. Por ello todos sus propósitos y órdenes a cumplir, quedarán al descubierto. Lógicamente, muchos de ellos tendrán que cumplir penas de cárcel. Sobre todo, por haber intentado penetrar hasta en campos militares de esta nación.

El criminal derribo de los aviones de Hermanos al Rescate, y la forma en que recibieron el premio por el cobarde asesinato múltiple, al ser ascendidos en sus cargos, hieren los sentimientos de hasta los más indolentes. Por eso también, el asesinato de los muchachos sobre aguas internacionales, no puede quedar impune.

Ni su autor, Fidel Castro, ni aquéllos que informaron al régimen (como le ordenaron sus jefes), deben quedar sin el castigo merecido. De todas formas, la Historia demuestra hasta la saciedad que son muy pocos los que escapan a la justicia de los hombres y, más que todo, a la Justicia Divina. Quien siempre tiene designios misteriosos pero inevitables. Tanto crimen no puede quedar sin castigo..., por eso estoy más seguro que nunca, de que la hora de la justicia, les está llegando, de un modo u otro.

Diario las Américas, Sunday, Jan. 7, 2001, p. A-5
Armando Pérez Roura

The trial underway in a Miami courtroom of a Castro spy network should attract the interest the case deserves. Because for any living Cuban it’s no secret that for decades the despot has assigned agents to infiltrate the U.S. and work against its security and democracy.

J. Edgar Hoover, the founder of the Federal Bureau of Investigation, denounced the number of agents that that counter-intelligence entity estimated had been infiltrated into south Florida by the communist regime. We ought not to forget that the cold war between the now defunct Soviet Union and the U.S. was at its peak in the 1960’s and ‘70’s. Although the Soviet empire may have disappeared through the radical changes of perestroika imposed by Mikhail Gorbachev (and also with President Reagan’s help), Castro in his delirium of leadership and in order to keep himself in power through bayonets, continued his spy program not only in this country but in others as well, in order to destabilize them.

The history of these forty-two years shows what someone like Fidel Castro is capable of, with his hate for democracy and the pleasure he would derive from destroying nations that are guiding the destiny of all of their people who want to live freely and who respect the rights of their citizens.

The caught spies are singing (like canaries apparently), and the documents that have been declassified to the public contain very interesting details. Meanwhile, in addition to the names that float to the surface, such as people who might be co-opted by Castro’s intelligence network, details are revealed that are also supplied by those who distanced themselves from the regime, providing details that they know all too well about the monstrous apparatus that is the underpinning for this highly criminal cause.

I’ve said it a million times; one day, when the nightmare is over, the whole world will be shocked to learn that Castro spent hundreds of millions of dollars to maintain this gigantic apparatus responsible for crimes and other atrocities. This is why we should be paying attention to the trial against these spies, where just the tiniest part of what U.S. security agencies know is being revealed.

Those who up until now have championed their rights, will have to suffer a confrontation with the law. And for that, all their plans and directives will be revealed. Logically, many of them will have to serve time in prison. Above all, for having tried to penetrate even this country's military bases.

The criminal downing of the Brothers to the Rescue airplanes, and the way in which they received a prize for the cowardly multiple murder, by being promoted, wounds the feelings of even the most heartless. For this as well, the murder of the boys over international waters must not remain unpunished.

Neither its mastermind, Fidel Castro, nor those who reported to the regime (as their superiors ordered) should remain unpunished. In any case, history serves as a tireless example that very few escape the justice of men and, more importantly, Divine Justice. A Divine Justice whose designs are mysterious but inevitable. Such a crime cannot remain unpunished..., that’s why I’m surer than ever that the hour of reckoning is arriving for them, one way or another.

El Nuevo Herald, miércoles, 16 septiembre 1998, página 7-A
Pablo Alfonso y Olance Nogueras

A sólo 120 kilómetros de la base naval estadounidense donde supuestamente se recogía inteligencia militar para el gobierno de Fidel Castro, la gran mayoría de la población cubana se levantó el martes sin conocer de los arrestos en Miami de 10 personas que presuntamente eran espías de La Habana.

Divulgada un día antes, la noticia le ha dado la vuelta al mundo; pero sólo los cubanos de la isla que tienen una radio de onda corta pudieron conocer lo sucedido.

Los noticieros de la radio y la televisión gubernamentales omitieron, con un velo de silencio que contrasta con el revuelo de la prensa en Miami, todo el suceso y los cargos que la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) formuló a los acusados por espiar en instalaciones militares y organizaciones políticas del exilio.

Los hilos cablegráficos internacionales fueron los únicos que reportaron una reacción directa de funcionarios cubanos, quienes optaron por no confirmar ni desmentir si la red de espionaje tenía nexos con la isla.

“Ni afirmo ni desmiento; simplemente escucho para opinar después. Lo que sí advierto es que ese tipo de campaña, de maniobra, de orquesta, de fanfarria, es la especialidad de la prensa norteamericana”, dijo el canciller cubano Roberto Robaina a un grupo de periodistas que lo abordó al salir del Ministerio de Relaciones Exteriores, reportó la agencia española de noticias EFE.

“No es la primera vez que se levantan acusaciones... Si de información se trata, han sido centenares los que ellos dicen que son espías”, agregó.

“Pretendo, primero que todo, escuchar la información. No me gusta adelantarme a los acontecimientos, pero estoy acostumbrado a todo tipo de campañas. En su momento Cuba dirá la respuesta que tiene que decir”, añadió.

Granma, el único diario de circulación nacional, se abstuvo de mencionar en sus ocho páginas la detención de los presuntos espías. El noticiero estelar de Radio Rebelde, el matutino Haciendo Radio, dedicó sus principales espacios a comentar cuestiones netamente nacionales.

De igual forma, la emisora Radio Reloj, que trasmite noticias continuas las 24 horas del día, tampoco tuvo la noticia de los arrestos.

Como muchos de sus compatriotas en Miami, disidentes y periodistas independientes en la isla no se sorprendieron al conocer la noticia.

Para Odilia Collazo, presidenta del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, la noticia no toma por sorpresa a la disidencia interna.

“Esto no es nada nuevo, porque llevamos años alertando que a través de los éxodos masivos, los sorteos y otras vías, se han exiliado muchas personas que nosotros presumimos, por nuestra información, que eran agentes de la inteligencia cubana”, dijo Collazo, que reside en San Miguel del Padrón y se enteró de los arrestos a través de Radio Paz, que trasmite desde el sur de la Florida.

Collazo aseguró que para los de la isla es común que, ante las informaciones que dañan la imagen de la revolución, las autoridades gubernamentales intenten mimimizar los efectos de la noticia aumentando las interferencias en Ciudad de la Habana y cabeceras provinciales a las trasmisiones de Radio Martí.

Leonardo Herrera, un residente en el municipio Cerro, dijo que estaba muy molesto por la cantidad de interferencia que reciben las frecuencias de Radio Martí desde que se conoció la noticia.

“Esta gente [el gobierno cubano], cuando les descubren sus patrañas siempre lo ocultan todo'', dijo Herrera. “La gente por la calle ni conoce de eso, pero estoy seguro que la noticia va a correr como pan caliente por La Habana”.

Una mujer desde Santa Clara, en el centro del país, dijo que las interferencias contra las frecuencias de Radio Martí eran “más continuas y molestas”, pero que ya en los barrios, las bodegas y otros centros se conocía la noticia.

Edition: Final
Section: Frente
Page: 7A

El Nuevo Herald, jueves, 21 enero 1999
Por Olance Nogueras

El Instituto para la Democracia en Cuba (IDC) presentará el viernes en Miami la premiere del documental Siempre Presentes: Hermanos al Rescate, del cineasta cubano Alex Antón.

La obra, que para su realización contó con el apoyo de Roberto Vizcón, director de noticias del Canal 51, aborda la historia de cuatro activistas de esa organización humanitaria que fallecieron el 24 de febrero de 1996 cuando aviones de combate cubanos derribaron las dos avionetas en que viajaban sobre aguas internacionales del Estrecho de la Florida.

“La idea es recordar uno de los hechos más bárbaros cometidos por el régimen cubano, promocionar la obra de creadores cubanos en el exilio, y a la vez, posibilitar un uso práctico de los fondos recogidos, para ayudar a la democratización de la isla”, dijo el escritor y periodista Armando de Armas, del IDC.

El documental, de 58 minutos de duración, y que también recoge testimonios de los familiares de las víctimas, será proyectado a las 7:30 p.m., en el Hotel Radisson Mart Plaza, 711 NW y 72 Avenida, en Miami. El De Armas sugirió que los participantes realicen una contribución de $25, que permitirá disfrutar de entremeses antes y después del evento, y acceso a la barra del hotel, cortesía de Bacardí-Martini U.S.A.

El IDC fue establecido en 1996 como una iniciativa de nueve organizaciones de exiliados. Actualmente, envía alimentos, medicinas, libros e información sobre derechos humanos y cultura democrática.

El Nuevo Herald, jueves, 17 sept. 1998, página 6A
OLANCE NOGUERAS

Organizaciones políticas del exilio cubano convocaron el miércoles a la marcha de la intransigencia patriótica que se celebrará el próximo 10 de octubre en conmemoración del Grito de Yara en 1868, fecha que marcó el inicio de las luchas independentistas de Cuba.

“La marcha reafirmará una vez más la determinación indoblegable del pueblo tanto dentro como fuera de la isla, de luchar por todos los medios y métodos a su alcance por la absoluta e incondicional libertad de la patria”, expresa una nota firmada por el foro coordinador del evento.

El foro, presentado el miércoles en conferencia de prensa, está integrado por los 10 firmantes iniciales del documento Cuba en la Encrucijada, que establece entre sus seis puntos, rechazar los pactos internacionales con los hermanos Fidel y Raúl Castro y exigir el respeto por los derechos humanos en Cuba.

La manifestación partirá a las 11 de la mañana del Monumento a los Héroes de Bahía de Cochinos, en la Calle Ocho del SW y la 13 Ave., y terminará en un escenario ocasional, situado en la calle 8 y la 4 Ave. de Miami.

“Será una oportunidad para demostrarle a los enemigos de la libertad de Cuba, y a aquellos gobiernos democráticos que pactan con el tirano de Cuba que estamos más vigentes que nunca y que siempre apoyaremos al pueblo cubano en su lucha contra esa dictadura”, dijo Armando Pérez Roura, gerente general de la emisora Radio Mambí (WAQI-710 AM), y uno de los 10 representantes de organizaciones políticas que suscribieron Cuba en la Encrucijada.

Pérez Roura dijo que la moral y la legitimidad del exilio están más altas que nunca, y opinó que en la isla no podrán existir cambios políticos y económicos “si no se cuenta con los opositores”.

Alberto Hernández, presidente de la junta de directores de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), aseguró que las organizaciones estaban trabajando en forma cohesionada.

Para Juan Pérez Franco, presidente de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, la marcha será clave para el exilio porque demostrará “la pujanza de los hombres y la intransigencia de no caer en ningún diálogo con la tiranía”.

Los organizadores crearon comisiones de trabajo para apoyar el acontecimiento.

Edition: Final
Section: Frente
Page: 6A